jueves, 25 de septiembre de 2008

Azufre y su implicancia en los Motores Diesel

El azufre se puede encontrar presente en distintas sustancias en el medio natural, ejemplo: el petróleo crudo.

Un elevado contenido de azufre en los combustibles obtenidos a partir del petróleo son un enemigo potencial para los motores de combustión interna y la contaminación del medio ambiente.

El uso de estos combustibles en los Motores produce una serie de emisiones como producto de la combustión:
Dióxido de carbono (CO2)
Óxido de Nitrógeno (NOx)
Óxido Sulfúrico (SOx)
Materia en suspensión (MS) (Son emisiones que pueden verse a simple vista como el hollín, restos de combustible no quemado y vapor de agua).

Ya hemos hablado, en un post anterior, de cómo estas emisiones afectan el medio ambiente y de cómo tratar de reducirlas; hoy hablaremos de cómo afecta al motor.

La presencia de azufre en el interior de los cilindros, en condiciones de altas presiones y en combinación con las bajas temperaturas del sistema de enfriamiento, es la causa principal para la formación de compuestos ácidos durante la combustión.

La corrosión es provocada por los ácidos que se producen durante la combustión, los cuales son especialmente activos cuando el motor trabaja frío. Este tipo de ataque afecta especialmente a los cilindros y aparece a simple vista como desgaste común. Por otra parte, estos compuestos ácidos llegan también al cárter contaminando el aceite lubricante. Bajo esas circunstancias podría producirse el ataque a los cojinetes, de no haber en el aceite un aditivo anticorrosivo que forme parte de la base alcalina de los lubricantes.

Durante la combustión, el azufre presente en el combustible reacciona con el oxígeno del aire dentro del cilindro para formar óxidos de azufre. El hidrógeno presente se combina con el oxígeno para obtener agua, la cual debe salir en forma de vapor por el conducto de escape del motor.

El aceite lubricante es de vital importancia en la disminución del desgaste corrosivo, ya que una vez que se han formado los compuestos ácidos en el interior del cilindro, la única forma de combatir su efecto corrosivo dentro del motor, es con la correcta aplicación de lubricantes con una adecuada base alcalina (BN).

Por BN se entiende la base alcalina que posee el aceite lubricante para neutralizar los ácidos que pueden formarse durante el funcionamiento del motor como consecuencia de la combinación, en condiciones muy específicas, de los óxidos de azufre con el agua de la combustión. Se expresa en miligramos de KOH necesarios para neutralizar todos los componentes ácidos que se encuentren en un gramo de aceite.

Hay que señalar que la base alcalina (BN) no es el único criterio de la capacidad del lubricante, pero sí representa la guía más adecuada para proteger el motor del desgaste corrosivo. El número base de un aceite de motor va disminuyendo, con respecto a su valor original a medida que va prolongando el aceite su tiempo en servicio.

Nunca se debe dejar agotar el BN en un aceite, ya que originaría la aparición de productos altamente corrosivos y depósitos perjudiciales para el motor.

El lubricante debe poseer suficiente BN en todo momento y como norma, podemos establecer que sería necesario realizar el cambio de dicho lubricante antes que los valores de BN desciendan por debajo de 50% del BN original del aceite.

Norberto Sánchez
norbertosanchez@repuestosbarcos.com

Nota relacionada: Emisiones de gases menos contaminantes generadas por los buques

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por sus comentarios

Editores de Repuestos de Barcos